• Background Image

    Cáncer de mama durante el embarazo: esto es lo que hay que saber

    May 18, 2016

May 18, 2016

Cáncer de mama durante el embarazo: esto es lo que hay que saber

Hoy fue revelado en la prensa que Javiera Suárez, conductora del programa “No eres tú, soy yo” en Zona Latina, estaría enfrentando un cáncer de mama en medio de un embarazo de 7 semanas de gestación. 

A través de Instagram y Twitter la animadora ha estado recibiendo mensajes de apoyo. De hecho, hasta hace tres días publicaba con regularidad en sus redes sociales con el espíritu que la caracteriza: alegre y pro vida sana.

Quisimos entender cómo debe ser enfrentada esta dura enfermedad que en Chile es la primera causa de muerte para las mujeres. Esta infografía de Clínica Las Condes refleja estas crudas cifras:

Dg-01-Cifras-en-Chile

Infografía Clínica Las Condes

Cáncer de mama durante el embarazo

Según Cancer.org  el cáncer de mama durante el embarazo es muy poco común, pero que ha comenzado a influir el hecho de que las mujeres están diciendo con mayor frecuencia ser madres a mayor edad, con lo que también aumenta el riesgo de cáncer.

Según las cifras de American Cancer Society el cáncer de mama se diagnostica en 1 de cada 3.000 mujeres embarazadas, aproximadamente.  

Según la información que ha publicado la prensa, la enfermedad de Suárez ha sido detectada en una etapa temprana, al contrario de lo que pasa más comúnmente según explica la entidad por estas razones:

– Debido a los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo: “se detiene los ciclos menstruales mensuales y los niveles de estrógeno y progesterona aumentan. El nivel de prolactina, una hormona que le indica a los senos que se preparen para la lactancia, también aumenta durante el embarazo. Estos cambios hormonales provocan cambios en los senos. Puede que aumenten de tamaño, se hagan más sensibles y presenten protuberancias. Esto puede dificultar que su médico o que la mujer misma noten alguna masa en los senos causada por el cáncer hasta que sea considerablemente grande”, explica American Cancer Society en su web.

– Otra razón que entre la organización es que “las pruebas de detección para el cáncer de mama se retrasan hasta después de finalizar el embarazo, razón por la cual podría ser difícil encontrar los cánceres de mama tempranos durante el embarazo”.

– “El embarazo y la lactancia también pueden ocasionar que el tejido mamario sea más denso, lo que puede provocar que sea más difícil ver un cáncer en etapa inicial en un mamograma”.

– “Además, los cambios iniciales causados por el cáncer podrían confundirse fácilmente por los cambios naturales que se dan con el embarazo. Los diagnósticos demorados continúan siendo el mayor problema con el cáncer de seno durante el embarazo”.

El tratamiento

El tratamiento de una mujer embarazada con cáncer del seno tiene la misma meta que el tratamiento de una mujer que no lo está: controlar el cáncer y evitar que se propague. Explica American Cancer Society.

Si el cáncer de mama es detectado durante el embarazo, la organización explica que hay que tener en cuanta una serie de factores antes comenzar un tratamiento:

  • El tamaño del tumor.
  • La localización del tumor.
  • Si el cáncer se ha propagado y, de ser así, cuán lejos.
  • Cuán avanzado está el embarazo.
  • La preferencia de la mujer.

1. La cirugía

La organización explica que “la cirugía para extraer el cáncer en el seno y los ganglios linfáticos cercanos es generalmente segura en el embarazo. Esta es una parte importante del tratamiento para cualquier mujer con cáncer de seno en etapa inicial, incluso para aquellas que están embarazadas”.

2. La quimioterapia

Seguro esta es una de las primeras preguntas que surgen frente al tema: ¿es posible que una mujer embarazada se someta al tratamiento de quimioterapia? American Cancer Society explica que no se administra durante los primeros 3 meses de embarazo ya que los órganos del feto no están totalmente formados, además, aumenta el riesgo de aborto no provocado.

“Estudios han mostrado que ciertos medicamentos de quimioterapia no aumentan el riesgo de defectos o muerte del feto, ni problemas de salud tras el nacimiento del niño, si se administran durante el segundo y tercer trimestre (del cuarto al noveno mes de embarazo). Los investigadores aún desconocen si estos niños tendrán efectos a largo plazo”.

Además, se explica que la quimioterapia no debe administrarse después de la semana 35 del embarazo o dentro de 3 semanas de la fecha del parto debido a que puede reducir los recuentos sanguíneos de la madre.

Fuente: Radio Paula