• Background Image

    ¿Cómo cambia la vida de una mujer al tener hijos?

    May 9, 2016

May 9, 2016

¿Cómo cambia la vida de una mujer al tener hijos?

El día de la madre es una fecha ideal para regalonear a nuestras madres, pensar en nuestras relaciones y, las que aún no son madres, sentir si quieren serlo.

Les dejamos una emotiva carta que leyó María Garcia Sebercaseux en La Buena Vida que fue publicada en Upsocl:

“Estábamos almorzando un día cuando mi hija mencionó casualmente que ella y su esposo estaban pensando en tener hijos. ‘Estamos haciendo una encuesta’ dijo medio bromeando. ‘¿Crees que debería tener un bebé?’ Le respondí cuidadosamente, manteniendo mi tono neutral: ‘Te cambiará la vida’. ‘Lo sé,’ me respondió ella, ‘nada más de dormir los fines de semana ni irnos de vacaciones cuando queramos’.

Pero la verdad es que no me refería a eso y quisiera decirle todas esas cosas que nunca aprenderá en las clases que tomará previas al parto. Quiero decirle que las lesiones físicas que se producen durante el parto sanarán, pero que convertirse en madre le provocará una herida emocional tan fuerte que la dejará en un estado vulnerable permanente. Me pregunto si sería bueno decirle que nunca más leerá un diario sin preguntarse: ‘¿Qué hubiese pasado si ese hubiese sido MI hijo?’ o que cuando vea imágenes de niños que sufren hambruna se preguntará si es que existe algo peor en el mundo que ver a tu propio hijo morir.

Siento que debería advertirle que no importa cuantos años se haya dedicado a su carrera, la maternidad lo hará difícil. Puede que tenga una niñera, pero justo el día en el que tenga una importante reunión de negocios recordará el dulce aroma de su bebé y tendrá que forzarse a no salir corriendo hacia su casa para ver si su bebé está bien. Quiero que sepa que no importa lo que decidida que sea en la oficina, siempre tendrá dudas con respecto a su habilidad para ser una buena madre.

Su vida, que hoy en día es tan importante, tendrá un valor menor ante la vida de su hijo o hija y ante la opción de salvar a su hijo lo escogería a él mil veces por sobre ella misma. Quisiera decirle que deseará vivir muchos años pero no para cumplir sus sueños, sino para ver a sus hijos cumplir los de ellos y que sus estrías o las cicatrices de su cesárea se convertirán en condecoraciones de las que se sentirá orgullosa. Me gustaría explicarle esa sensación increíble de ver a tu hija o hijo andar en bicicleta por primera vez o lo que sientes cuando tu bebé ríe al acariciar a un perro por primera vez.

Quiero que experimente esta felicidad de la forma más real posible. La curiosa mirada que me da mi hija hace que me de cuenta que tengo lágrimas en los ojos. Finalmente le digo: ‘Nunca te arrepentirás,’ le tomo la mano y en mi mente rezo por ella y por mí y por todas las mujeres mortales que hemos tenido la posibilidad de llegar a este momento, de sentir el más bello de todos los llamados: la maternidad.”

Fuente: Radio Paula