• Background Image

    ¿Cuánto espacio personal tienes en tu relación?

    Jun 22, 2016

Jun 22, 2016

¿Cuánto espacio personal tienes en tu relación?

Para contextualizarlas les contaré que llevo casi 6 años de relación con Edy, a quien conocí en mi época de colegio y con quien me vine a vivir a Santiago hace más de 3 años.

Tomar la decisión de vivir juntos no fue fácil. Somos de familias súper distintas ¡Creánlo! Súper distintas y, al menos yo, tuve mucho miedo de que a propósito de eso, tuviéramos graves problemas de convivencia. Sin embargo, los primeros meses fueron maravillosos. Éramos chicos (18 y 19 años) y tener la responsabilidad de un hogar nos parecía una gran aventura.

Ir al supermercado era un panorama fascinante. Todo se volvía un juego. Yo cocinaba, él ordenaba. Salíamos mucho. Nuestros horarios de la U casi siempre coincidían y era súper rico poder estar juntos la mayor parte del día. Peeeeeeeero…. Para qué les voy a mentir, eso fueron los primeros meses.

Al cabo de un tiempo aparecieron los problemas: Que no lavaste la loza, que baja la tapa del baño, que el pelo en la ducha, que la pasta de dientes, etc. Tuvimos muchas discusiones que por más tonta que fueran en un momento nos afectaron demasiado. Y es que, de verdad nos veíamos mucho ¡MUCHO! Tanto así que a veces nos olvidamos un poco de que existían los amigos y la familia.

Vernos tanto no nos estaba haciendo bien. Pero, estábamos acostumbrados. Hasta que la vida misma puso todo en su lugar. Ahora entiendo cuán importante es que las relaciones tengan respiros. Que cada cual tenga su espacio.

¿Cómo sucedió?

Bueno, mi pololo el año pasado terminó su carrera, hizo la practica y quedó trabajando. Como les contaba, él es comunicador audiovisual y al igual que nosotros los periodistas, es una carrera súper demandante. Su horario ha hecho que nos veamos a veces por las mañanas y si es que lo espero despierta, por las noches. ¡Heavy! Para el tipo de vida que llevábamos fue un cambio rotundo. Pero, les juro que ha sido lo máximo.

Edy trabaja de lunes a viernes con un horario un poco estresante. Claro, nos vemos casi nada en la semana, pero cuando llega el sábado lo pasamos increíble. Tenemos dos días donde disfrutamos de buenas películas, de salidas improvisadas, compartimos con amigos, vamos a visitar a su familia de Santiago. Todo, con la mejor de las energías, porque ya no están esas discusiones estúpidas que teníamos por vernos tanto.

Si me lo preguntan… vernos poco solucionó millones de problemas. Aunque no todos, por su puesto, pero ha sido lindo. Nos compramos una pizarra que está en el comedor del departamento y constantemente nos dejamos mensajes de motivación para el día. Por lo general yo le escribo en las mañanas cuando me voy a la U y el me deja algo para cuando vuelvo. De verdad las invito a que lo hagan, es súper gratificante llegar a la casa con un mensaje de quien amas. Sé que existe el Whatsapp, pero para las que somos medias románticas, no hay como el escrito a mano.

Ahora les pregunto ¿Qué prefieren ustedes? ¿Calidad o Cantidad?

Fuente: La Otra Yo