• Background Image

    Dieta pro defensas: para no enfermarse en invierno

    Jun 3, 2016

Jun 3, 2016

Dieta pro defensas: para no enfermarse en invierno

La humedad, el frío y los cambios de temperatura pueden hacer que esta época se convierta en una pesadilla de virus y bacterias. Sin embargo, una correcta nutrición puede salvarte y ayudarte a reforzar las defensas, para pasar sin grandes daños el invierno.

Silvana Saavedra, académica de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico señala que “incorporar ciertos alimentos en la dieta permite tener defensas fuertes y una vida saludable”.

Por eso, todo lo que comas es crucial en el fortalecimiento de tu sistema inmune, para así evitar el contagio de enfermedades.

Tips para fortalecerte

“Nuestro sistema inmunológico tiende a debilitarse producto de algunos factores como el estrés, el apremio en el ritmo de vida acelerado y, por supuesto, por la mala alimentación”, dice la especialista.

Por ello, Silvana recomienda que, para reforzar las defensas, lo principal es “reducir el consumo de grasas, ya que hay estudios que demuestran que éstas restringen la capacidad de respuesta del sistema inmunológico, favoreciendo el contagio de enfermedades”.

Además, la nutricionista agrega que “se debe aumentar el consumo de lácteos fermentados, ya que las bacterias de productos como el yogurt y las leches cultivadas ayudan a aumentar nuestras defensas”,junto con aumentar la ingesta de “vitaminas A, E, B y C que tienen funciones de protección de las células respiratorias”.

Los alimentos que ayudan a nuestras defensas

– Alimentos ricos en vitamina A, como tomates, betarragas, fresas, cerezas, espinaca, lechuga, zanahoria y el zapallo.

– Alimentos con vitamina E, como aceite de oliva, girasol o soja, frutos secos, cereales, germen de trigo, espárragos y hortalizas de hojas vedes.

– Alimentos del complejo de la vitamina B, como pescado, huevos, legumbres, cereales, productos lácteos, carne e hígado.

– Alimentos con vitamina C, como cítricos, brócoli, pimiento y papas.

– Ajo y cebolla. “El ajo porque, además de tener factores antibacterianos y antivirales, aumenta las defensas del sistema inmune. Y la cebolla, porque alivia síntomas de enfermedades respiratorias”, precisa la nutricionista.

– Hongos y setas.

– Al menos 2 litros de agua.

Fuente: Biut