• Background Image

    Easy Taxi contra Uber y Cabify: la batalla sin cuartel entre los servicios de taxi digitales

    Mar 30, 2016

Mar 30, 2016

Easy Taxi contra Uber y Cabify: la batalla sin cuartel entre los servicios de taxi digitales

La lucha entre Uber y Cabify contra el gremio de los taxistas es universal. La semana pasada recién comenzó en Santiago, con una guerra declarada a estas dos aplicaciones que se manifestó en una caravana que recorrió la ciudad. 

En varios países como España, Alemania, Holanda y Bélgica se han tomado medidas como el cese cautelar o bloqueo de los servicios de estas aplicaciones, acusándolos de operar como un servicio ilegal.

En Chile la batalla contra la evolución mundial de la industria del taxi recién comienza. Los chilenos no quieren darle la espalda a las nuevas tecnologías y servicios creativos pero quienes han hecho del taxi el sustento de sus familias, están preocupados ante la posibilidad de perder su negocio.

Para no negarse ante la eminente evolución y modernización de los servicios, los taxistas santiaguinos han decidido afiliarse a aplicaciones como Easy Taxi que tiene más de doce mil autos tradicionales asociados.

Esta aplicación cumple con los estándares legales para el traslado de pasajeros en treinta y cuatro países del mundo contando Chile, además de Brasil, Colombia, Ecuador y Arabia Saudita.

“Somos líderes en el mercado, aportando al desarrollo y mejoramiento del rubro de taxistas tradicionales. Brindamos tecnología de punta, nos regimos bajo estándares aprobados a nivel mundial y nos diferenciamos por entregar un servicio de calidad y experiencia de viaje y la competencia debe jugar con reglas establecidas y cumplir las normativas vigentes”, asegura Manuel Parraguez, gerente general de Easy Taxi.

Ayer se reunieron Nicolás Sayes, vocero de los taxistas contra Uber y Cabify y otros presidentes gremiales con el ministro de Transporte, Andrés Gómez Lobo, para idear un plan de salida al conflicto que tiene a la industria del taxi en Santiago en pie de guerra.

Fuente: El Mostrador