• Background Image

    No me complica envejecer

    Jul 27, 2016

Jul 27, 2016

No me complica envejecer

Nunca la edad ha sido un tema que me complique.
Lo aprendí de mi mamá, que jamás fue de esas mujeres que se rebajaban los años.
Ella siempre asumía normalmente la edad real que tenía.

Yo soy igual que ella, no se me ocurriría quitarme años. Siento que es un número más, como el del carnet o el de tu celular, o el de la patente del auto. Pero reconozco que, cuando cumplí 50 años, ¡me quedé en cama y no quería levantarme! Me dio el bajón que jamás en toda mi vida, había sentido. ¡Me sentí vieja!

Tanto mi familia como las amistades me llamaban para saludarme y felicitarme. Yo estaba absolutamente choqueada por haber cumplido medio siglo de vida, y no tuve ánimo ni ganas de hacer ninguna celebración.

Al pasar de los días, me di cuenta de que seguía siendo la misma persona de siempre. ¡Nada había cambiado!

Excepto… las arruguitas que fueron apareciendo, mi piel ya no estaba igual, la firmeza y turgencia desaparecieron.

Ahora, las rodillas me duelen más cuando bailo. Ya no tengo la misma energía de antes. Pero mi alma, mi alegría por las cosas bellas de la vida, aún permanecen.

¡Hoy tengo 66! Y pretendo seguir cumpliendo varios más.

Para amar a todos quienes me aman, poder cuidarlos y estar sana y no ser una carga para nadie. Pero, sobre todo, seguir siendo una mujer entusiasta, y no perder nunca la capacidad de entregar alegría y amor.

¡Eso ayuda a mantenerse “jovenes”!