• Background Image

    Paseos en elefante en la palestra tras muerte de ejemplar a causa de un infarto

    Abr 26, 2016

Abr 26, 2016

Paseos en elefante en la palestra tras muerte de ejemplar a causa de un infarto

El maltrato animal en diversas actividades que son consideradas como “tradicionales” están siendo duramente cuestionados. En Chile, por ejemplo, los paseos a caballos en carros victoria han sido criticados debido a los ineficientes cuidados con los animales que han sido visto con heridas, deshidratados y agotados puesto que son obligados a trabajar jornadas diarias de más de 12 horas.

Lo misma situación ocurre al otro lado del mundo, específicamente en Asia donde realizan paseos en elefantes a los turistas y que ahora están en la mira de las organizaciones animalistas, más aún con lo que sucedió Camboya.

“Sambo”, una elefante hembra murió a causa de un ataque al corazón mientras cargaba sobre su lomo a dos turistas que se dirigían al complejo religioso de Angkor Wat.

La elefanta habría transportado a los turistas durante cuarenta minutos antes de experimentar el fallo cardíaco producto de un golpe de calor. De acuerdo a los veterinarios, esto se explica ya que en la zona se registró más de cuarenta grados a la sombra, lo que provocó el desvanecimiento del paquidermo.

Según detalla ABC, las organizaciones animalistas de la zona han pedido a través de las redes sociales que los ejemplares de elefante que superen los 40 años de edad, como en el caso de “Sambo”, no sean obligados a trabajar bajo condiciones meteorológicas extremas.

Las evidencias del maltrato en los paseos

Sin embargo, la actividad de los paseos en elefante han sido cuestionados hace bastante tiempo.  De hecho, en diciembre pasado dos jueces de los estados indios de Rajastán y Goa se pronunciaron sobre las condiciones de los mamíferos que son destinados a esta “tradición”.

De acuerdo con los jueces, los estados carecían de lo necesario para cubrir las necesidades más básicas, como cobertizos, por ejemplo, dadas las altas temperaturas que se registran en el país asiático y que afectan la salud de los paquidermos.  Así detalla el juez en unos de sus informes:

El resto de animales que no forman parte de la villa son objeto de una intensa e implacabe crueldad física y mental, y sufren unas pobrísimas condiciones de vida. Los elefantes trabajan hasta el cansacio bajo condiciones de calor insufribles, sin disponer, además, de acceso a fuentes de agua. No se les presta atención si quiera a las infecciones, heridas, síntomas de depresión e hinchazón de espalda que padecen.

Ante esta deplorable situación que sufren los elefantes, el juez pidió rehabilitar a los 3.000 elefantes cautivos que se estima hay en el país y que están bajo custodia de los departamentos de bosques, zoológicos, circos, personas privadas e instituciones religiosas.

Fuente: VeoVerde