• Background Image

    Perros abandonados encabezan ranking de los problemas más graves de la ciudad

    Mar 13, 2016

Mar 13, 2016

Perros abandonados encabezan ranking de los problemas más graves de la ciudad

Calles en mal estado, congestión vehicular, esmog e inundaciones son parte de los problemas que aquejan a los habitantes de las ciudades, pero los perros callejeros son los que encabezan la lista de preocupaciones de los chilenos. 

Así lo revela la última Encuesta de Calidad de Vida Urbana del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), que se realizó entre enero y abril del año pasado.

El sondeo, que contempló 8.463 entrevistas en terreno en 100 comunas del país,  arrojó que el 63% estima que los perros vagos y otras plagas de animales e insectos son un problema “muy grave” o “grave” en la comuna en que viven (ver infografía).

Calles y veredas

Tras los animales, aparece la preocupación por el mal estado de calles y veredas, con 46% y 50% respectivamente.

“Los problemas están asociados precisamente a aquellas aspectos que hacen que su entorno próximo no sea lo suficientemente gratificante”, explica a La Tercera la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball.

Sobre los resultados, Iván Poduje, arquitecto y socio de la consultora urbana Atisba, señala que la presencia de perros vagos en la ciudad es un problema objetivo, especialmente en los centros y barrios populares, donde además existen muchos sitios eriazos y microbasurales. “Estos factores no pueden verse de forma aislada. Se mezclan con el mal estado de veredas y calles, y tienen en común la percepción de que el entorno presenta niveles de deterioro o abandono”, afirma el arquitecto.

Las calles y veredas a su vez figuran dentro de la infraestructura comunal peor evaluada desde el punto de vista de su calidad, junto a las ciclovías, que emergen como una nueva demanda  por parte de la ciudadanía, explican desde el Minvu.

La responsabilidad por su gestión, mantención y construcción de esta infraestructura es compartida por distintos organismos públicos, que van desde el propio  Minvu hasta los gobiernos regionales y municipios.

“Los distintos órganos vinculados a esta tarea estamos cada día más articulados. Pero evidentemente lo que refleja la encuesta es que la ciudadanía aspira y espera que tengamos más inversión y mejores resultados”, agrega Saball.

Bajo uso de espacios

La encuesta, cuyas versiones anteriores se realizaron en 2007 y 2010, también revela una baja frecuencia  en el uso de lugares patrimoniales e históricos, salas de teatro, cine y estadios comunales. Entre un 70% y 80% de las personas  señala que “nunca” o “casi nunca” los usa.

Por el contrario, los parques y plazas son los sitios utilizados con mayor frecuencia. Un 54% los visita “al menos una vez por semana” o  “todos o casi todos lo días”.

En esta área, la ministra explica que una de las metas del actual gobierno es construir casi 290 nuevas hectáreas de  áreas verdes y continuar con la política de entregar subisidos a las comunas para la mantención de parques.

Las nuevas hectáreas, que se repartirán en 34 parques  en todo el país, incrementarán en  5% la superficie de los parques urbanos del país.

Saball agrega que el ajuste fiscal anunciado por el Ministerio de Hacienda a comienzos de mes, no afectará las obras de este tipo así como las inversiones programadas para este año.

“Tenemos una programación de inversiones en materia urbana que no se verá afectada ”, afirma la secretaria de Estado.

Participación urbana

La medición, que se aplicó en tres tipos de ciudades, (metropolitanas, intermedias mayores y menores) también arrojó que un 79% de las personas siente que su opinión “rara vez o nunca” es tomada en cuenta  para los proyectos y obras que se realizan en la ciudad.

Para Saball este déficit se debe abordar si se quiere mejorar la percepción que lo habitantes tienen de la ciudad, los que en un 63% cree que la ciudad no está acondicionada para personas con problemas de movilidad.

“Hay una demanda de las personas que quieren participar y saber lo que está ocurriendo en su barrio y su ciudad. En el proyecto de ley sobre mercados de suelos, estamos viendo la participación de los vecinosen la planificación territorial y en la decisión de lasinversiones”, adelanta la ministra.

Poduje agrega que el problema es que las personas participan mucho más cuando las iniciativas impactan en su vivienda o su cuadra, y mucho menos cuando los planes tienen un área de influencia mayor, como el barrio o la comuna.

“Creo que el desafío es generar esa motivación. De lo contrario, los recursos públicos seguirán concentrados en subsidios para mejorar cada vivienda particular, descuidando el entorno, que finalmente influye en esa vivienda y en la calidad de vida de las personas”, plantea.

Fuente: La Tercera