• Background Image

    Por qué amé cortarme el pelo (Y por qué a ti también debería gustarte)

    May 24, 2016

May 24, 2016

Por qué amé cortarme el pelo (Y por qué a ti también debería gustarte)

Todas las mujeres sabemos cuán difícil es tomar la decisión de cambiar el look. Personalmente, es algo que me pone muy nerviosa. Tengo súper poco pelo, sensible y además me crece 3 centímetros al año, sin exagerar. Sin embargo, ahora que lo hice creo que no fue tan terrible.

Llevaba muchos años con el pelo muy largo, desde el primer año de universidad, hasta ahora que voy en en 4º. ¿Cómo logré tenerlo así? Seguí el consejo de una peluquera que me dijo que el pelo crecía si lo cortaba todos los meses. Sí. Todos los meses. Pero, ¿Cómo te va a crecer si te lo cortas? La técnica que yo seguí fue simplemente comprarme una tijera peluquera profesional y cortar mis puntas con cuidado, Todos los meses. Con eso, llegue a tener el pelo muy muy largo. Me encantaba. Pero después de cuatro años y a portas de terminar la U, necesitaba un cambio.

Para las que no saben, el  2016 trae de moda las melenas y medias melenas. Yo nunca había usado una, así es que me costó mucho decidirme, pero fui donde una peluquera de más o menos confianza, y con eso me refiero a que no se va al chancho con el corte, busqué referencias en la App Pinterest y le pedí que la replicara.

Al primer corte, grité. Vi caer mi pelo de cuatro años de crecimiento y casi me pongo a llorar (las mujeres que son de crecimiento lento me entenderán). Cada sonido de la tijera fue una tortura. Sin embargo, al ver el resultado final me encantó. Mi pelo se veía sano, se veía suave y con movimiento.

Amé cortarme el pelo. Ahora no me arrepiento para nada de haberlo hecho. Lo recomiendo al 100%. Tener una melena optimizó mi tiempo en la ducha ya que nunca se me enreda el pelo. Utilizo menos acondicionador, no tengo que estar preocupada todo el día de si estoy chascona o no. Porque más encima, la melena tipo chascona también está de moda, ja-ja-ja. Así que feliz.

Las invito a todas a atreverse. Cambiar de look es difícil, pero es muy enriquecedor. Es como empezar de cero. Uno se siente renovada.

Fuente: La Otra Yo