• Background Image

    Por qué deberíamos dejar de obsesionarnos con los alimentos “light”

    May 25, 2016

May 25, 2016

Por qué deberíamos dejar de obsesionarnos con los alimentos “light”

“Sabemos que eres de las que se cuidan, pero igual te tientas. ¡No te preocupes! Ahora tenemos esta versión light, baja en grasa, baja en calorías y baja en todo para que puedas comer sin culpas”.

¡Uff! Además de agotador, seguir un estilo de vida en el que sólo pasamos contando calorías, es malo para la salud y el autoestima.

¿Será que endiosamos demasiado los productos “bajos en grasa” o light? Según un nuevo informe del Foro Nacional de Obesidad en el Reino Unido, sí lo hacemos y debemos parar.

No sólo se trata de dejar de creer que todos los alimentos que compramos y que están etiquetados como “bajos en grasa”, son realmente sanos, sino que también, de entender que dejar por completo las grasas buenas para el organismo puede generar que no pierdas los kilos que te molestan.

ReBloggyReBloggy

Según los investigadores del informe mencionado, es necesario comer grasa para bajar de peso, eso sí, de la que nos hace bien, como la proveniente de los lácteos, del pescado, de los frutos secos, de la palta o del aceite de oliva.

Las dietas que se basan exclusivamente en alimentos etiquetados como “bajos en grasa” eliminan todos esos alimentos naturales que son buenos para el cuerpo y obligan a las personas a gastar dinero en comidas procesadas.

Aunque recomiendan que todos deberíamos eliminar el azúcar, porque realmente no la necesitamos, las dietas para bajar de peso no deben ser sólo de verduras y carbohidratos.

Hay opiniones encontradas con esta teoría. La Asociación Británica de Dietética recomendó no seguir estos consejos porque “pueden ser perjudiciales”.

De todas maneras, vale la pena darle una vuelta al asunto. ¿Por qué las cifras en obesidad mundial siguen aumentando, si hay tantos productos que te prometen lograr “esa figura soñada”?

Algunos dirán que también falta el ejercicio físico, pero puede ser que si no le entregamos grasa buena a nuestro cuerpo, el metabolismo responda de mala manera y eso provoque que sigamos igual.

Fuente: Sabrosía