• Background Image

    Telas que pueden ser tóxicas para tu piel y la de tus hijos

    Jun 3, 2016

Jun 3, 2016

Telas que pueden ser tóxicas para tu piel y la de tus hijos

Con el surgimiento de lo orgánico como una opción alternativa de ser y consumir, las personas que siguen este estilo de vida también se preocupan de lo que llevan puesto.

Nos nos referimos a una forma de vestir específica, sino que a las telas que se utilizan para la elaboración de cada prenda que está en contacto con su piel.

Solemos olvidarlo, pero la piel es el órgano más grande del cuerpo y entre todas sus funciones, está la de ayudar a oxigenar y regenerar las defensas del organismo.

¿Qué telas deberíamos evitar para cuidarla?

Nylon

Fue toda una revolución cuando apareció en el mercado, pero la verdad es que esta fibra sintética es sensible a las altas temperaturas, lo que hace que en los días de calor, los rayos del sol penetren con más fuerza, dañando la piel de forma significativa.

Lana

Puede parecer irónico, porque el origen de la lana es natural. El problema es que en los procesos de fabricación y producción, las industrias suelen utilizar químicos que facilitan reacciones alérgicas y dermatitis. Si usas lana, prefiere la orgánica.

Rayón

Es una fibra sintética y a pesar de ser muy versátil por su afinidad con tintes de colores, está hecha para resistir y no para permitir que la piel respire correctamente.

El informe Puntadas Tóxicas: El Oscuro Secreto de la Moda realizado por Greenpeace en 2012 habla sobre los componentes químicos en las telas y la facilidad con que estos son empleados en la elaboración de prendas de marcas famosas internacionalmente.

Tal como las telas que señalamos anteriormente, hay que estar atentos a la presencia de ftalatos y nonilfenoles etoxilados (NPE). Estas sustancias químicas pueden ser cancerígenas y altamente tóxicas para nuestra piel.

En cuanto a colorantes, hay que estar atentos con los azoicos, generalmente utilizados para teñir algodón. Aunque la industria repite que no son tóxicos, se han registrado casos de consecuencias a largo plazo (ver informe Greenpeace).

Fuente: Veo Verde