• Background Image

    “Temari Balls”, el delicado arte japonés hecho por una mujer de 92 años

    Abr 24, 2016

Abr 24, 2016

“Temari Balls”, el delicado arte japonés hecho por una mujer de 92 años

Se ha comprobado que las manualidades o cualquier tipo de arte son un gran aliado para tratar ciertas enfermedades y mejorar el estado del ánimo.

De acuerdo a los estudios que se han hecho con respecto al tema, indican que desarrollar cualquier tipo de técnica supone un desafío que estimula el cerebro y ayuda a resolver de mejor manera los problemas, además también de desarrollar y agudizar los cinco sentidos.

Es por esto que quienes han tenido la oportunidad de crear con sus manos, son en sus mayoría personas de avanzada edad, con una buena salud mental y, generalmente, tienen una visión de la vida bastante optimista.

Esto es lo que le ocurrió a la abuela de la fotógrafa Nana Akua – su nombre en Flickr – quien tiene el increíble talento de bordar con sus propias manos unas coloridas esferas llamadas “Temari Balls”. Lo increíble del caso es que a través de las fotografías se puede apreciar el nivel de detalle que alcanza la mujer que tiene la impresionante edad de 92 años.

Todo indica que para la abuela de Nana Akua, la edad no fue un impedimento para desarrollar su motricidad fina. De hecho, según la fotógrafa, este arte lo comenzó a practicar cuando tenía 60 años de edad.

Si bien tiene más de 30 años de experiencia, lo cierto es que las esferas parecieran ser confeccionadas con una máquina especial o por alguien que domina la técnica desde la infancia.

Sin duda alguna, las bolas tejidas con hilo son un increíble espectáculo para los sentidos.

¿DÓNDE PROVIENE LAS “TEMARI BALLS”?

Según el sitio Cultura Inquieta, son bolas de espuma japonesas que fueron diseñadas para ser una actividad artesanal para un niño.

Son una forma de arte popular que se originó en China y se introdujo en Japón en el siglo séptimo. Las bolas que son bordadas a mano con hilo de kimonos antiguos, eran creadas por padres o abuelos y se las daban a los niños el día de Año Nuevo como un regalo especial. 

De acuerdo a algunos artículos, las bolas contenían un deseo secreto escrito a mano para el niño, o bien algún tipo de objeto que generara sonidos, como un cascabel.

Fuente: Belelú