• Background Image

    Vitaminas y suplementos: ¿Cuándo es necesario tomarlos?

    Ene 25, 2016

Ene 25, 2016

Vitaminas y suplementos: ¿Cuándo es necesario tomarlos?

Muchos creen que las vitaminas y suplementos alimenticios pueden ser una verdadera salvación para quienes tienen una mala alimentación, debido al agitado ritmo de vida que llevan. Sin embargo, deben saber que la mejor opción siempre será mejorar la alimentación antes que consumir vitaminas y suplementos. ¿Por qué?

Anne Harguth, especialista en dietética del Sistema de Salud de Mayo Clinic, dice que “los suplementos no deben reemplazar a los alimentos naturales porque no son capaces de reproducir todos los beneficios que éstos tienen para la salud”.

Alimentos naturales vs suplementos

A continuación la experta en nutrición nos da tres razones para comenzar a pensar en mejorar nuestra alimentación en vez de tomar vitaminas y suplementos:

1. Nada es más saludable que los alimentos naturales.

Los alimentos naturales son complejos y contienen una variedad de micronutrientes necesarios para el cuerpo, no solamente uno. Una naranja, por ejemplo, aporta vitamina C además de un poco de beta-caroteno, calcio y otro nutrientes. Todos estos compuestos posiblemente funcionan de forma conjunta a fin de producir un efecto provechoso para la salud.

2. Son un excelente fuente de fibra básica.

Los alimentos naturales, como los granos integrales, las frutas, las verduras y las legumbres aportan fibra alimentaria, y la mayoría de alimentos con alto contenido de fibra también son ricos en otros nutrientes básicos. La fibra, ingerida como parte de una alimentación sana, puede servir para prevenir ciertas enfermedades, como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardíaca, además de ayudar a controlar el estreñimiento.

3. Cuentan con sustancias protectoras.

Los alimentos naturales contienen otras sustancias importantes para la buena salud. Por ejemplo, las frutas y verduras contienen unas sustancias de producción natural llamadas fitoquímicos que pueden proteger contra el cáncer, la enfermedad cardíaca, la diabetes y la hipertensión. Muchos de estos alimentos también son buenas fuentes de antioxidantes, o sustancias que lentifican la oxidación, que a su vez, es el proceso natural que conduce a daños en las células y los tejidos del cuerpo.

¿Cuándo consumir vitaminas y suplementos?

Pese a lo anterior, Anne Harguth dice que efectivamente hay casos en que las vitaminas y suplementos pueden ser un buen aliado, pero solo en el caso de personas que padecen ciertas afecciones, como por ejemplo:

– Quienes no comen bien o consumen menos de 1600 calorías diarias.

– Los vegetarianos, estrictos o no, que comen limitada variedad de alimentos.

– Quienes no ingieren dos o tres porciones de pescado por semana. Cuando es difícil alcanzar esa cantidad, algunos expertos recomiendan añadir aceite de pescado al régimen alimentario.

– Las mujeres que sufren sangrados fuertes durante la menstruación.

– Quienes tienen alguna enfermedad que afecta la manera en la que el cuerpo absorbe los nutrientes, tales como diarrea crónica, alergias alimentarias, intolerancia a alimentos, o una enfermedad del hígado, de la vesícula biliar, de los intestinos o del páncreas.

– Las personas con cirugía del tracto digestivo que no pueden digerir o absorber bien los nutrientes.

De todas formas la especialista es enfática en señalar que, “si eres una persona sana que ingiere una amplia variedad de alimentos, como frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, granos integrales, legumbres, carnes magras y pescado, muy posiblemente no necesite tomar suplementos”, finaliza.