• Background Image

    Vuelo para llevar antorcha de Juegos Olímpicos abre operación de Latam

    May 1, 2016

May 1, 2016

Vuelo para llevar antorcha de Juegos Olímpicos abre operación de Latam

Con un vuelo que parte el próximo domingo desde São Paulo (Brasil) hacia Ginebra (Suiza) para recoger la antorcha de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la nueva aerolínea Latam inicia su operación tras la integración de la chilena LAN y la brasileña TAM, que tardó cuatro años.

El jueves, al presentar la nueva identidad de la empresa, su director para Colombia, Fernando Poitevin, señaló que ante la menor demanda de viajeros las inversiones se están desarrollando con cautela.

¿Qué inversión demandó esta integración?

Difícil cuantificarla. Está en el tiempo y en los recursos que le dedicó la organización a esta integración. Tras cuatro años, estamos listos para que nazca Latam, que nos identifica como la firma líder en aviación en Latinoamérica.

¿Con qué cifras?

Movemos casi 1.500 vuelos diarios, 67 millones de pasajeros al año; tenemos más de 320 aviones y una empresa de 53.000 empleados. Somos la compañía líder en tamaño, en participación de mercado y en crecimiento.

¿Cómo afrontarán este momento económico difícil para todas las empresas del sector?

Estamos teniendo este año una reducción adicional de un 10 por ciento en nuestra operación en Brasil y está ocurriendo en toda la industria. Pero tenemos una mirada de largo plazo y queremos cambiar nuestra propuesta de valor al cliente. Podemos tener el avión y el sistema móvil más modernos, pero lo que nos va a diferenciar es la experiencia de viaje.

¿Cómo lo van a hacer?

Con mucha inversión en tecnología y un trabajo fuerte en nuestra cultura. Tendremos políticas y procedimientos comunes. Adicionalmente, la eficiencia es fundamental. Como Latam, significa productividad y actividades simples.

¿En qué se moderniza la flota?

Somos la línea aérea que primero trajo la flota 787 a Latinoamérica y el Airbus 350, que consume un 25 por ciento menos de combustible. Sin embargo, por la situación de demanda, hemos pospuesto el ingreso de aviones y bajamos las obligaciones de inversión en los próximos dos años en 2.900 millones de dólares.

¿Dónde crecerán?

El principal país donde operamos está en recesión, con caídas del cuatro por ciento en la economía, pero tenemos la suerte de estar en otros países que andan bien, como Chile, Perú y Argentina, donde vemos oportunidades de crecimiento.

¿En qué están invirtiendo?

El año pasado invertimos 50 millones de dólares en tecnología y este año invertiremos otro tanto. Desde el 5 de mayo, los pasajeros podrán comprar en un sitio de internet más amigable y hacia la segunda mitad del año la gestión de los vuelos será más fácil desde el teléfono celular: podrán cambiar el día de vuelo, pedir una devolución o hacer un reclamo.

¿Qué ganarán los pasajeros en Colombia en cuanto a conectividad con otros países?

Con Europa y Estados Unidos, vemos la oportunidad de darles una red de vuelos, horarios y frecuencias muy atractiva, una vez las autoridades de los países donde operamos nos aprueben los acuerdos firmados con el grupo IAG, que es Iberia y British Airways para Europa, y el grupo de American Airlines.

¿Y Centroamérica?

Es un mercado que vemos con muy buenos ojos, pero no en este momento, porque el alza del dólar ha hecho que los colombianos viajen menos, con lo cual hay que bajar las tarifas para incentivar la demanda y es poco rentable. Hoy no son oportunidades atractivas, pero cuando se den las condiciones…

Pero se están apreciando estas monedas…

Vemos poco probable que el peso se siga apreciando. Es posible que se estabilice en torno a los 3.000 o 3.100 pesos, que frente a los 3.450 pesos de hace tres meses es muy positivo, pero pensar en los 2.500 o en los 2.000 pesos es historia.

¿Y qué crecimiento ven para este año?

Hoy somos cautos porque los niveles de rentabilidad de la industria no son los adecuados. Sin embargo, vamos a crecer alrededor de un 5 o 7 por ciento en la operación nacional frente al 2015, lo que es muy importante. Pero hoy somos más cautos en incrementos de frecuencias.

¿Esta fusión es para competir con Avianca?

Es una sana competencia. Latam no es consecuencia de que Avianca es más o menos importante.
Es natural que nazca Latam, porque movemos dos de cada cinco pasajeros en la región. Buscamos el liderazgo y eso es independiente de la competencia.

Fuente: El Tiempo